La presidenta de la Diputación interviene en la clausura de la Jornada AgroBank

16
mar
2017

Ángeles Armisén hizo un repaso a los principales retos de la agricultura en la provincia y dio a conocer las medidas que impulsa la Diputación al sector en el encuentro titulado 'Horizonte 2020'

"Querido Juan Antonio Alcaraz, Director General de Caixabank, profesionales de la agricultura, empresarios, expertos del sector primario y amigos que os dais cita en este Teatro Ortega en la mañana de hoy.

Quiero comenzar agradeciendo la apuesta de Caixabank por Palencia como sede de esta jornada de trabajo de Agrobank “Horizonte 2020”. Cuando se trata de hablar del futuro del cereal, nada mejor que acudir a una de las provincias líderes en este cultivo.

Permitidme que esboce unos pocos datos de la agricultura en Palencia. Muchos de vosotros los conocéis de primera mano porque sois los artífices de ellos. Pero es bueno saberlos. Y repetirlos. Para que desde todas las instancias tomemos conciencia de la gran aportación que el sector primario realiza a nuestra economía y al desarrollo de nuestros pueblos.

Los datos de la campaña de 2016 así lo atestiguan. Con una cifra que alcanza los 1,3 millones de toneladas producidas de trigo, cebada o centeno queda claro el papel del campo palentino en Castilla y León, con el 17% de la producción de cereal del conjunto de la Comunidad.

Si a estos datos le sumamos la elevada productividad registrada, con el primer puesto regional en cebada, 4.600 kilos por hectárea, y el segundo en trigo blando, con 4.500 kilos, tenemos una muestra más de la magnitud de la riqueza y de la innovación de nuestro medio rural.

Y es que, en efecto, si la agricultura constituye un sector estratégico en la economía no es sólo porque resulta imprescindible para comenzar la cadena de producción que garantiza nuestra alimentación. También porque es sinónimo del presente y del futuro de nuestros pueblos. Vosotros sois grandes protagonistas del día a día de cada uno de nuestros 191 municipios. Demostráis que las actividades tradicionales pueden estar vinculadas a la innovación, a las nuevas tecnologías y al compromiso con la vertebración del territorio a través de figuras tan importantes como las comunidades o las cooperativas.

Por ello, a las más de 6.300 personas que ejercéis esta actividad en la provincia quiero lanzaros cinco mensajes de apoyo por parte de la Diputación Provincial de Palencia.

En primer lugar, estamos comprometidos con la calidad y con el incremento de la productividad de vuestras tierras. En el marco de la colaboración anual con el ITAGRA hemos puesto en marcha un programa de recogida de muestras de tierra para su análisis en laboratorio.

Y lo hemos hecho ofreciendo las mayores facilidades: instalando puntos de recogida que se ubicarán en Ayuntamientos, sindicatos, unidades veterinarias o en empresas del sector, en los que podréis encontrar cajas preparadas con las instrucciones e, incluso, con la bolsa hermética para entregar las muestras.

En segundo lugar, porque compartimos vuestra preocupación por los costes de producción. Respondemos con innovación. Compartiendo investigaciones como las que, hace unos meses, confirmaban que el azufre corrige el PH del suelo para rebajarlo y lograr una mejor asimilación de oligoelementos. Algo que se refleja en dos aspectos relevantes: en un incremento de la producción que oscila entre el 5 y el 20%, y en un abaratamiento de los costes al reducir el uso de abonos y fertilizantes entre un 20 y un 40%.

Nuestro objetivo en esta materia es claro: ayudar a que los incrementos en la producción y en la productividad de las tierras se traduzca en un incremento efectivo del valor de vuestras cosechas.

En tercer lugar, manifestamos el interés por lograr que la producción del cereal se acompase a la demanda. Así, es importante resaltar algunas de las sinergias entre la agricultura y la industria agroalimentaria palentina: en especial, me refiero al trigo duro como materia prima imprescindible en la agroindustria.

Debemos caminar hacia la autosuficiencia de este cultivo en la Comunidad y tomar como una oportunidad de futuro del sector las 800.000 toneladas de trigo duro que cada año importan las empresas agroalimentarias de Castilla y León. Se trata de una ocasión única para vincular a los agricultores y a la industria primaria, obteniendo un beneficio mutuo de su apuesta por el medio rural de Palencia.

En cuarto lugar, tomamos la investigación como uno de los factores que hacen más competitivo el campo y que abren oportunidades gracias a nuevos cultivos. En concreto, a través de nuestro convenio con el ITAGRA implementamos cuatro grandes campos de actuación:

-          Hacemos más atractivo el cultivo de la colza, para superar las importantes dificultades para su nacimiento en la provincia por la ausencia de humedad en los meses más secos del año, a través del uso de acrilato potásico.

-          Potenciamos el cultivo de frutos secos en la provincia, respondiendo al interés de varias empresas del sector agroalimentario que utilizan como materia prima estos frutos.

-          Impulsamos el desarrollo de las plantas aromáticas y medicinales en la provincia, entendidas como una alternativa o complemento de cultivo para nuestros agricultores.

-          Investigamos el papel de la quinoa en Palencia, en vista del gran interés que despierta en el mercado por sus características saludables y por la ausencia de gluten.

En quinto lugar, quiero destacar la apuesta por la agricultura ecológica. Desde la Diputación Provincial, a través de nuestra finca Dehesa de Tablares, en Congosto de Valdavia, ofrecemos la mitad de las más de 330 hectáreas del complejo a estos proyectos ecológicos, con una productividad media óptima en base a rotaciones que integran la cebada, el trigo, el centeno, la avena o las plantas aromáticas.

Constituye un espacio de innovación al servicio de proyectos de investigación que pueden ser aplicados en cada una de vuestras explotaciones. Al mismo tiempo, también suponen un compromiso con la formación de nuestros agricultores. Y es que esta finca es el escenario de un programa mixto de Formación y Empleo que permite dar una oportunidad a los trabajadores desempleados y facilitar su incorporación a la agricultura.

Todo ello, nuestra apuesta por vuestra productividad, por reducir los costes de producción, por fomentar nuevos cultivos, por la investigación y por la agricultura ecológica, tiene un objetivo claro. Garantizar el futuro de las explotaciones y hacerlas más competitivas. En definitiva, generar una riqueza necesaria para el conjunto de la provincia e imprescindible para cada uno de nuestros pueblos.

Esta labor constituye un esfuerzo compartido. La jornada de hoy ha sido una buena muestra de ello, con la participación de cooperativas, de instituciones, de entidades financieras, de agricultores y de empresas agroalimentarias.

Todos compartimos una misma visión de la importancia del campo en Palencia. La necesidad de que nuestros agricultores ganen peso en la cadena de producción y distribución a través de iniciativas como las cooperativas y las oportunidades que se encuentran en las nuevas producciones y en la exportación.

En especial, quiero concluir con dos ejemplos: el primero de ellos, el del joven agricultor de Capillas que se va a convertir en uno de los proveedores de trigo y girasol para los restaurantes de la cadena McDonald’s. Harinas y aceites palentinos se emplearán como materia prima y se convierten en una muestra de la colaboración entre empresas y productores.

El segundo ejemplo son las fronteras que podemos derribar apostando por la internacionalización de nuestros agricultores y por la exportación de sus producciones. Palencia ha liderado el incremento de las exportaciones en Castilla y León en el último año, con un incremento del 65,2%, muy por encima del 18,9% de la segunda provincia.

Si a ese dato le añadimos que el montante total de nuestras exportaciones supera los 3.800 millones de euros y que los alimentos y bebidas suponen una pequeña parte de esa cifra, obtenemos una realidad en la que se puede apostar más por la exportación de nuestros productos primarios. Por su calidad y por la gran red de distribución con la que cuenta nuestra provincia.

En definitiva, hoy lanzamos un mensaje de optimismo. El conjunto de las medidas puestas en marcha, desde la PAC y su gestión por las entidades financieras, hasta el trabajo diario de cada uno de los agricultores en sus explotaciones, estamos en el camino acertado para garantizar el futuro de nuestros campos y de nuestros pueblos.

Y lo digo pese a la ausencia de lluvia que está marcando el comienzo de la campaña del cereal de 2017, que esperemos que pueda ser corregida en las próximas semanas para dar paso a unas cifras como las alcanzadas en 2016, en las que el campo de Palencia y de Castilla y León continuó ocupando una posición de liderazgo.

Finalmente, reitero mi agradecimiento a Caixabank por organizar esta jornada en Palencia, y a todos y cada uno de los agricultores y expertos del sector que os habéis dado cita en la mañana de hoy por vuestro trabajo en y por nuestros pueblos.

Muchas gracias".

Un momento de la intervención de la presidenta de la Institución en la jornada.