La Diputación destinará el superávit de 2016 a carreteras e infraestructuras municipales

27
jul
2017

La inversión en infraestructuras municipales y carreteras provinciales son el destino de los 4,3 millones del superávit presupuestario de 2016 de la Diputación

  • Tras el análisis y aprobación en la Comisión de Hacienda, la Diputación ha aprobado en el Pleno de hoy el punto que tiene que ver con el destino del superávit del año pasado y la declaración de inversiones como financieramente sostenibles. 
  • El superávit presupuestario va destinado a inversiones financieramente sostenibles, como son carreteras (2 millones de euros, mejora de infraestructuras de abastecimiento y saneamiento municipal 631.000 €), mejora de edificios e infraestructuras municipales (1 millón de euros) y las mejoras en el pabellón de Villamuriel de Cerrato (500.000 €) 
  • El buen estado financiero de la Diputación permite que pueda realizar tipo de inversiones financieramente sostenibles, y no tenga que destinar la cantidad correspondiente al superávit presupuestario de 2016, más de 4 millones de euros, a amortizar deuda anticipadamente, tal y como establece en la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria. 
  • Habitualmente la declaración de obras financieramente sostenibles y la aplicación del superávit se realizaba en el mes de marzo. El retraso en la aprobación del presupuesto del estado ha supuesto que este año no se pueda hacer hasta el mes de Julio. 
  • No obstante la Diputación, para paliar este retraso, aprobó en febrero destinar parte del remanente líquido a las la mayor parte de las actuaciones hoy declaradas como IFS. La modificación aprobada hoy supone aumentar dichas actuaciones de 3,6 a 4,2 millones y calificarlas como IFS, lo que permite que se financien con una parte del remanente que de otra forma tendría que dedicarse a la amortización anticipada de deuda. Esta gestión financiera de la Diputación realizada con previsión, supone que la mayor parte de las obras declaradas hoy IFS se encuentran ya en fase de contratación e incluso  algunas en ejecución.

 

El pleno dio luz verde a las inversiones financieramente sostenibles.

El Pleno de hoy ha aprobado la aplicación del superávit a inversiones y la declaración de estas como inversiones financieramente sostenibles, como estable la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria.

Las buenas condiciones económicas como una liquidación positiva del ejercicio anterior, o no tener pagos pendientes, son las que permiten que la Diputación de Palencia pueda destinar su superávit presupuestario a inversiones en la provincia y no a la reducción de deuda, como establece la Ley Orgánica 2/2012 de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, la cual establece también que en determinadas condiciones se pueda destinar el superávit presupuestario a Inversiones Financieramente Sostenibles.  Abierta esta posibilidad junto a que los préstamos ahora en vigor se encuentran financiados a unos tipos óptimos, hacen que la Diputación de Palencia haya tomado la decisión de dedicar prácticamente la totalidad del superávit a Inversiones Financieramente sostenibles necesarias para la provincia, en lugar de amortizar deuda anticipadamente.

Por este motivo se lleva al Pleno la propuesta de declaración de inversiones Financieramente Sostenibles por importe de 4.298.903,44 €.

El destino principal son las carreteras provinciales y las infraestructuras municipales. Carreteras (2 millones de euros), mejora de infraestructuras de abastecimiento y saneamiento municipal (631.000 €), mejora de edificios e infraestructuras municipales (1 millón de euros) y las mejoras en el pabellón de Villamuriel de Cerrato (500.000 €). Además de 95.898 € para obras den la Residencia San Telmo. 

Habitualmente la declaración de obras financieramente sostenibles y la aplicación del superávit se realizaban en el mes de marzo. El retraso en la aprobación del presupuesto del estado ha supuesto que este año no se pueda hacer hasta el mes de Julio. 

No obstante la Diputación, para paliar este previsible retraso, aprobó en febrero destinar parte del remanente líquido a las la mayor parte de las actuaciones hoy declaradas como IFS. La modificación aprobada hoy supone aumentar dichas actuaciones de 3,6 a 4,2 millones y calificarlas todas como IFS, lo que permite que se financien con una parte del remanente que de otra forma tendría que dedicarse a la amortización anticipada de deuda. Esta gestión financiera de la Diputación realizada con previsión, supone que la mayor parte de las obras declaradas hoy IFS se encuentran ya en fase de contratación e incluso  algunas en ejecución.

 

Remanente Líquido de Tesorería. Utilizando un lenguaje coloquial y a groso modo se podría decir que el remanente líquido de tesorería es un saldo que permite conocer, al final del ejercicio, la solvencia o capacidad económica que tiene una administración para afrontar sus deudas, contabilizando por una parte los fondos líquidos depositados en entidades financieras más los derechos reconocidos pendientes de cobro, restando a todo ello las obligaciones que están pendientes de pago.

 

Superávit presupuestario del presupuesto, en términos de estabilidad presupuestaria, es la diferencia entre lo realmente ingresado y lo gastado por una administración pública en un ejercicio, sin tener en cuenta el dinero destinado a amortizar deuda. Si es positiva puede utilizarse para financiar determinadas modificaciones presupuestarias tales como reducción de deuda u obras financieramente sostenibles, pero si es negativa debe ser recuperado en los dos ejercicios siguientes presentando un plan financiero para su recuperación. Por tanto, expresa mejor que cualquier otro indicador la capacidad de las entidades para hacer frente a sus compromisos financieros. El superávit presupuestario es una parte del Remante Líquido.

Galería de imágenes: