Presentación de la guía para la gobernanza de las montañas en el Senado

20
feb
2018

La presidenta de la Diputación de Palencia y vicepresidenta de esMontañas, Ángeles Armisén ha participado en la presentación de la Guía para la gobernanza de las Montañas

  • El acto, celebrando en el Senado en la capital de España, ha contado con la presencia de Pío García-Escudero, Presidente del Senado; Francés Boya, presidentes de esMontañas, Carolina Gutiérrez, Subdirectora General de Innovación y Modernización del Medio Rural y Ramiro Palacios, autor de la Guía. 
  • Un documento fruto del grupo de trabajo en el marco de la Red Rural Nacional sobre el estudio de la situación económica y social de las zonas de montaña de España y la propuesta de actuaciones de desarrollo en estos ámbitos. 
  • Este texto incorpora un amplio abanico de propuestas destinadas a proveer de servicios adaptados a las zonas de baja densidad demográfica, facilitar la puesta en marcha de iniciativas de transformación agroalimentaria o al diseño de nuevos usos para los bienes del patrimonio cultural , que no eran posibles en el pasado y es esta la palanca que hará emerger el potencial que las montañas españolas encierran. 

Intervención presidenta de la Diputación de Palencia y vicepresidenta de esMontañas en la presentación de la “Guía para la gobernanza de las montañas”.

Buenos días,

Agradecer a las personas que esta mañana me acompañan en esta mesa. Es un honor y un privilegio:

D. Pío García-Escudero, Presidente del Senado.

D. Francés Boya Alós, Presidente de esMontañas.

Dª Carolina Gutiérrez Ansotegui, Subdirectora General de Innovación y Modernización del Medio Rural.

D. Ramiro Palacios Cuesta, autor de la Guía.

Hoy estamos aquí para la presentación de la Guía para la gobernanza de las montañas. Un documento fruto del grupo trabajo en el marco de la Red Rural Nacional sobre el estudio de la situación económica y social de las zonas de montaña de España y la propuesta de actuaciones de desarrollo en estos ámbitos.

Este texto incorpora un amplio abanico de propuestas destinadas a proveer de servicios adaptados a las zonas de baja densidad demográfica, facilitar la puesta en marcha de iniciativas de transformación agroalimentaria o al diseño de nuevos usos para los bienes del patrimonio cultural, la realización de nuevas actividades económicas, formas de gestión o de producción cultural, que no eran posibles en el pasado y es esta la palanca que hará emerger el potencial que las montañas españolas encierran.

Tal y como comienza el epílogo del libro, España es el segundo país más montañoso de Europa, después de Suiza, las montañas españolas suponen el 38% de la extensión del país. 2.868 municipios, el 35% del total, son considerados como espacios de montaña y en ellos habita el 8% de la población.

Como presidenta de la Diputación de Palencia, Castilla y León, conozco por propia experiencia el tema que abordamos.

Nuestra provincia se articula de Norte a Sur, con un tercio Norte ocupado por la cordillera Cantábrica, una zona intermedia de transición y las llanuras de Tierra de Campos y los páramos del Cerrato al  Sur. Todo ello hace que, además de los problemas y retos que comparte toda la provincia, cada una de estas zonas tenga también los suyos propios.

Conformamos una identidad que trasciende la geografía para unirnos sobre unos valores, unas tradiciones y unos proyectos conjuntos.

Es necesario dar prestigio a nuestro medio rural. Partimos de la base de que las necesidades de lo urbano son los recursos de lo rural. Disponemos de agua, aire puro, materias primas, alimentos ecológicos y de industrias imprescindibles para que el medio urbano pueda enfrentarse a las necesidades que generan superpoblaciones que crecen cada vez más.

En el debate social exclusivamente presentamos como un problema la situación demográfica de nuestro medio rural. También es un reto el exceso poblacional de las grandes ciudades que crecen cada vez más, ya no sólo a costa del medio rural, sino también de las ciudades intermedias. Se radicaliza el modelo de grandes ciudades y pueblos cada vez más pequeños. Si queremos alcanzar una auténtica diversidad, un auténtico desarrollo sostenible, hay que buscar un equilibrio en el modelo.

Es preciso redefinir las relaciones entre el medio rural y el urbano. Y esto nos lleva a hablar de una oportunidad para los municipios que no existía hace tan sólo 15 años: la revolución digital. Debemos pasar de comunicar territorios a comunicar personas. Esta revolución es una pieza esencial en cualquier de nuestras políticas.

Las nuevas tecnologías hacen que algunos de nuestros pueblos cuenten con servicios como radiología gracias a la implantación de Internet de banda ancha. También logran que nuestros emprendedores puedan vender sus productos en cualquier parte del mundo y enviarlos en tiempos récord.

Esta realidad abre una nueva puerta al futuro de nuestros pueblos; nosotros, como Administraciones, debemos asegurarnos de que los municipios la atraviesan.

Otra vertiente del desarrollo la encontramos en la evolución del transporte. Gracias al AVE, la distancia entre ciudades como Palencia y Madrid ya no se mide en kilómetros: se mide en minutos. Desde la Diputación de Palencia hemos puesto en marcha tres nuevas líneas de transporte que comunican, por un lado, los principales núcleos de población de la Montaña Palentina y, por otro, facilitan el acceso desde del Norte de la provincia a los servicios sanitarios de la capital.

Es una forma más de fomentar la cooperación entre municipios; de dar una visión conjunta del territorio. Y un ejemplo para extender esta colaboración a otros ámbitos. Sabemos que no es posible disponer de todas las infraestructuras en todas las localidades, pero podemos garantizar el acceso a las mismas en igualdad de condiciones.

Para realizar un diagnóstico certero, cobra especial relevancia el papel de los servicios sociales. No sólo por la estructura demográfica, sino también como servicio básico para atraer y fijar población. Gracias a la colaboración entre la Junta de Castilla y León, las Diputaciones y las entidades locales, provincias como Palencia cuentan con 11 Centros de Acción Social, con equipos profesionales de información, tramitación de recursos, atención a la infancia y a la inclusión social.

Es una apuesta clara por garantizar la atención universal y de calidad, haciendo que llegue a todos los núcleos de población.

En cómputo, debemos ser capaces de integrar los desafíos en una estrategia coordinada y con visión de futuro. Que vea nuestra Comunidad no sólo como es ahora, sino también como queremos que sea. En el caso concreto de Palencia, esta herramienta se llama Plan Estratégico 2020. A través de objetivos y acciones económicas, sociales, culturales y ambientales, se erige como nuestra hoja de ruta.

No quiero olvidarme de la forma de hacer política. Una vocación de servicio público que debe ser reconocida porque es sinónimo de entrega a los demás.

Es necesario huir de la imagen fría de la burocracia e impulsar la movilización y liderazgo de las sociedades locales. De nuevo el concepto “Piensa en global, actúa en local” cobra protagonismo y las entidades locales están llamadas a ser una parte fundamental en la respuesta a los retos que afrontamos. Desde los más pequeños que encontramos en la gestión diaria de un municipio hasta los más grandes forjados por la Comunidad Internacional en proyectos como los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Galería de imágenes:

  • Senado
  • Senado
  • Senado
  • Senado
  • Senado
  • Senado