Visita al Monasterio de Santa Cruz de la Zarza, en Ribas de Campos

07
abr
2021

La Diputación de Palencia ha invertido cerca de 34.000 € en Ribas de Campos para acondicionar los entornos del Monasterio de Santa Cruz de la Zarza

  • La presidenta Ángeles Armisén visita con el alcalde Julio Martínez Llorente  el resultado de la obra, que ha intervenido en más de mil metros cuadrados
  • La cooperación con el Ayuntamiento de la localidad se amplió con otra ayuda de 9.400 € para mejorar el camino de acceso al monumento desde la P-984
visita_entornos_santa_cruz_de_la_zarza_ribas_de_campos_7abril2021.jpg

La presidenta de la Diputación de Palencia, Ángeles Armisén, ha visitado hoy junto con el alcalde de Ribas de Campos, Julio Martínez Llorente, el resultado de las obras de acondicionamiento de los entornos del Monasterio de Santa Cruz de la Zarza, situado a dos kilómetros al sureste del núcleo de población del municipio. El diputado provincial delegado del área de Acción Territorial, Urbano Alonso; y el diputado provincial de la zona de Astudillo, José Antonio Arija, también han participado en la visita de las obras, financiadas con una subvención de la Diputación por importe cercano a los treinta y cuatro mil euros, para una actuación en más de mil metros cuadrados.

El Monasterio de Santa Cruz de la Zarza, conjunto arquitectónico situado en la vega baja del río Carrión junto a la carretera provincial P-984, fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931 con la categoría de monumento. Se trata de un antiguo cenobio de la orden premostratense y estilo cisterciense-protogótico, del que se conservan la iglesia y la sala capitular, conjunto que rodea una explotación agropecuaria particular al que se llega por un camino, que también ha contado para su mejora con una reciente subvención (nueve mil cuatrocientos euros) de la Diputación de Palencia al Ayuntamiento de Ribas de Campos.

La iglesia fue construida en el siglo XIII con sillares de piedra caliza. De esa época son las sencillas bóvedas de crucería de la cabecera del templo, mientras en el resto son de terceletes estrelladas, reconstruidas en el siglo XV. El monasterio, ya exclaustrado, se encuentra actualmente en proceso de rehabilitación, una vez que la Diócesis de Palencia, reconocida como propietaria, lo ha cedido al Ayuntamiento de Ribas de Campos. Se conserva un conjunto edificado en piedra caliza con una superficie aproximada de setecientos metros cuadrados, que corresponden a la iglesia, similar a la del monasterio de San Andrés de Arroyo, y la sala capitular, bello espacio rectangular abovedado con cuatro columnas centrales.

PROTECCIÓN Y DISFRUTE. La reforma del entorno, que ha afectado a más de mil cien metros cuadrados, ha consistido inicialmente en la creación de una banda protectora del monumento alrededor del conjunto arquitectónico, mediante una zona de grava junto a los muros norte, oeste y sur de la iglesia, material que permite la respiración de esos muros, y un paseo de circulación peatonal paralelo pavimentado con piezas de hormigón.

En la zona este —donde se sitúan el ábside del templo y la sala capitular— se ha dispuesto una banda de tierra de mayor anchura, delimitada también con piezas de hormigón, que sirve de transición entre las tierras de labor y el conjunto monumental. Al lado del muro sur de la iglesia se evoca el espacio del desaparecido claustro con una celosía de piezas de hormigón prefabricadas similares a las del pavimento, dispuestas verticalmente. Las obras, ejecutadas por la empresa palentina Archivolta SL, contribuyen así a facilitar la visualización de la sala capitular y la portada, mientras sirve de obstáculo visual en la dirección contraria, para evitar la visión de edificaciones circundantes de uso agropecuario.

Para enfatizar el protagonismo del conjunto monumental en el paisaje y el disfrute de su contemplación, se ha dispuesto un seto en el área oeste, que deja en un segundo plano a las citadas edificaciones de la explotación agraria. Al final del seto se ha instalado una pequeña caseta de madera para acoger los contenedores de residuos. En la parte norte se ha organizado una zona de aparcamiento para automóviles. La intervención se completa con la indicación de dos hitos para señalar los puntos donde el conjunto ofrece las mejores vistas.

Las inversiones de la Diputación de Palencia en el municipio de Ribas de Campos en el periodo 2015-2021 se aproximan a los doscientos diecisiete mil euros, procedentes en su mayoría —el 77%— del programa de Planes Provinciales de Obras y Servicios de la institución.

****