Las TICs y el Medio Ambiente

No cabe duda de que el uso de la Red Internet ha supuesto para toda la sociedad global una nueva manera de relacionarnos con el mundo, nos ha abierto nuevas fronteras, y nos permite tener acceso a la información en tiempo récord. Nos está facilitando el trabajo y tenemos que reconocer que está suponiendo un gran ahorro de múltiples recursos de todo tipo: energéticos, materiales, de tiempo, así como una gran ventaja en la comunicación e información. Y que las redes inteligentes son esenciales para avanzar hacia una economía baja en carbono

Aunque también debemos tener en cuenta que su uso no es gratis para nosotros, ni para el planeta que nos acoge y sus recursos naturales. Su utilización deja huella sobre el medio ambiente y, en muchos casos, de nosotros depende que esa huella se reduzca en gran medida.

Podemos pensar que los elementos tecnológicos y redes sociales que utilizamos: teléfonos inteligentes (smartphones), tablets, correo electrónico, la nube (drive,  ) WhatsApp, Facebook, Twitter… son inocuos, que no suponen ningún impacto sobre el medio ambiente; incluso que la nube es algo totalmente virtual y que su uso no implica ningún coste ambiental. Pues realmente no es así.

La huella de carbono o el impacto sobre el medio ambiente por el uso de las nuevas tecnologías se deben fundamentalmente al consumo energético necesario para su funcionamiento, pero también al consumo de recursos de todo tipo en todo su ciclo de vida. Es decir, desde la fase de fabricación de equipos, cables y dispositivos, hasta su gestión como residuos.

Galería de imágenes: