La Diputación de Palencia pone en marcha la iniciativa “Árboles por el clima”

07
may
2020

La Diputación de Palencia pone en marcha la iniciativa “Árboles por el clima” con el objetivo de proteger y recuperar nuestra biodiversidad

Árboles para el Clima es una iniciativa de la Diputación de Palencia, que trata de animar a las localidades de la provincia a contribuir a paliar los efectos del cambio climático a través de la captura del CO2 con la plantación de árboles autóctonos. Se trata de una actividad enmarcada en el Día del Medio Ambiente, que se celebra el próximo 5 de junio.

La Diputación de Palencia pone en marcha la iniciativa “Árboles por el clima”

Para ello, los Ayuntamientos deberán solicitar a la institución provincial el número de especies que deseen plantar antes del próximo 11 de mayo.
Por su parte, esta iniciativa pretende aportar su granito de arena en:
Contribuir a mitigar los efectos del cambio climático a través de la plantación de árboles autóctonos en nuestra provincia
Colaborar en la recuperación de nuestros bosques y con ello la protección y recuperación de uno de los principales espacios de reserva de biodiversidad.
Hacer un llamamiento a la sociedad, de cara a la próxima celebración del Día Mundial Del Medio Ambiente, a colaborar con pequeñas acciones de este tipo que pueden ayudar a frenar grandes problemas ambientales, como son la pérdida de biodiversidad y la desertificación.
Mostrar los servicios que aporta a la sociedad tener una biodiversidad rica y variada.

Especies. Para ello ponemos a su disposición en torno a 3.500 plantas de especies autóctonas que tienen las siguientes ventajas:

Tienen más posibilidades de prosperar por tratarse de especies propias del bosque autóctono
Se adaptan mejor a las condiciones climatológicas de la zona.
Son más resistentes a las sequías y por son menos exigentes en cuidados y riegos
Contribuyen a consolidar y fortalecer el ecosistema autóctono del lugar.

En ese sentido, las especies disponibles para su plantación son: el álamo blanco, chopo común, sauce, fresno, aliso, encina, roble quejigo, pino piñonero, almendro, peral silvestre, manzano silvestre o ciruelo.

Antecedentes. La deforestación, desertificación, y en consecuencia la pérdida de biodiversidad, se identifica como uno de los principales problemas ambientales globales y una de las principales consecuencias del cambio climático. De hecho, la península ibérica es una de los lugares en el planeta con más alto riesgo de desertificación, encontrándose el 70% de la misma en esa situación.El Informe de Síntesis del Quinto Informe de Evaluación del IPCC, publicado en noviembre de 2014, concluye que "la influencia humana en el sistema climático es clara y va en aumento, y sus impactos se observan en todos los continentes. Si no se le pone freno, el cambio climático hará que aumente la probabilidad de impactos graves, generalizados e irreversibles en las personas y los ecosistemas (…) Sin embargo, existen opciones que pueden conseguir que las consecuencias no sean tan graves y que además no supongan una pérdida de la calidad de vida de los habitantes del planeta, a través de medidas para la adaptación al cambio climático, y de mitigación del mismo.” (Fuente MITECO)

El mismo informe apunta que las principales medidas de mitigación para afrontar la crisis climática se deben dirigir, entre otras, hacia:

- la reducción de la deforestación
- captura y almacenamiento de carbono atmosférico

Como dato general, los árboles absorben el 20% de las emisiones de CO2 a la atmósfera. A modo de ejemplo, un árbol adulto retiene en torno a 0,5 Tm de CO2 al año, y para cada una de las siguientes especies la captura de CO2 (elemento principal de contribución al cambio climático) a la atmósfera es la siguiente:

- Pinus pinaster 276,85 kgCO2 /árbol
- Quercus ilex 401,94 kgCO2 /árbol

Contribución a la agenda 2030 y los ODS. La Institución provincial están en consonancia con el compromiso con la Agenda 2030 y los ODS, en concreto con esta acción, se alinea con los siguientes objetivos:

Objetivo nº 13: Acción por el clima
Meta 13.3 Mejorar la educación, la sensibilización y la capacidad humana e institucional respecto de la mitigación del cambio climático, la adaptación a él, la reducción de sus efectos y la alerta temprana.

Objetivo 15: Vida de Ecosistemas Terrestres
Meta 15.3 Para 2030, luchar contra la desertificación, rehabilitar las tierras y los suelos degradados, incluidas las tierras afectadas por la desertificación, la sequía y las inundaciones, y procurar lograr un mundo con una degradación neutra del suelo

Objetivo 17: Alianzas para lograr los objetivos
Meta 17.17 Fomentar y promover la constitución de alianzas eficaces en las esferas pública, público-privada y de la sociedad civil, aprovechando la experiencia y las
estrategias de obtención de recursos de las alianzas