Unión de fuerzas para impulsar los servicios sociales en el medio rural de la provincia

27
jul
2018

El perfil demográfico de Palencia hace necesario que las administraciones unan sus fuerzas ante un incremento en la demanda de los Servicios Sociales en la provincia

El coste y la complejidad de los servicios sanitarios y sociales van en aumento. El envejecimiento poblacional, el incremento de personas en situación de dependencia motivado por el deterioro físico y psíquico o los constantes cambios en la estructura familiar y en la demografía del suelo implican necesariamente un incremento en la demanda de los Servicios Sociales en la provincia.

Instituciones con peso en nuestra provincia como la Junta de Castilla y León y la Diputación de Palencia han unido sus fuerzas para ofrecer la mejor asistencia a los habitantes de nuestro medio rural. Habitantes que tienen los mismos derechos que aquellos que viven en la capital, y es que no importa si una persona vive en una localidad de más de 20.000 habitantes o en un pueblo de menos de 100, todas las personas y familias tienen los mismos derechos para conseguir una óptima calidad de vida, con independencia de su lugar de residencia.

La Diputación es consciente de la necesidad que hay en la provincia de crear servicios que mejoren las condiciones de las personas que viven en el medio rural, favoreciendo la creación de programas, servicios, convocatorias y ayudas desarrolladas desde el área de Servicios Sociales.

El Acuerdo Marco de colaboración entre la Gerencia Regional de Servicios Sociales y la Diputación aprobado para 2017, 2018 y 2019 y renovado recientemente para esta anualidad de 2018, se convierte así en la herramienta más útil y necesaria para garantizar la prestación de servicios sociales en el medio rural.

La creación, organización, mantenimiento, dirección y gestión del Servicio de Ayuda a Domicilio, además de otros como la teleasistencia, las ayudas de urgencia social, el servicio de apoyo familiar para la protección a la infancia o el apoyo a las mujeres embarazadas en situación de vulnerabilidad es atribuida a las Diputaciones Provinciales por la Ley 16/2010 de Servicios Sociales de Castilla y León en los municipios de menos de 20.000 habitantes, es decir en Palencia todos los municipios, excepto la capital.

Por otra parte el Acuerdo Marco, que tiene su origen en dicha ley de Servicios Sociales, garantiza la cofinanciación, por parte de la Junta de Castilla y León, de los Servicios Sociales que prestan las corporaciones locales. Se trata, por tanto, del principal instrumento de colaboración entre la Junta de Castilla y León y la Diputación de Palencia en esta materia.

En este sentido, el Gobierno Provincial hace un importante esfuerzo de financiación y destina, dentro del Acuerdo Marco 2018, más de 561.000 euros para cofinanciar cuatro grandes áreas de actuación: al área de personal de equipos de Acción Social, la atención a situaciones de Dependencia, en el cual se enmarca la Ayuda a Domicilio, programas dirigidos a luchar por la Inclusión Social, así como otros enfocados a la atención y protección de la Infancia. Cantidad que hay que sumar a la aportación global de la Gerencia de Servicios Sociales de Castilla y León para el año 2018, que es de 5.886.845 euros, 600.000 euros más que el año pasado, y sin la cual no se podrían desarrollar ni mantener estos servicios.

En una provincia como la de Palencia, donde su población está dispersa en 446 núcleos, de los que casi el 75% tiene menos de 100 habitantes, y donde las personas mayores de 65 años constituyen el segmento poblacional más amplio, la aportación que hace la Institución Provincial resulta imprescindible para dar cobertura adecuada a las necesidades sociales de los habitantes del medio rural, en especial a aquellas personas dependientes, a las que ayuda a través de los servicios de ayuda a domicilio y la teleasistencia, programas para los que destina 368.271 euros y 34.151 euros, respectivamente.

Teniendo en cuenta, que muchas de las personas mayores residentes en la provincia y aquellas que tienen algún grado de discapacidad o enfermedad mental, son dependientes o pueden llegar a serlo, es importante facilitarles en la medida de lo posible los mecanismos necesarios para que refuercen su autonomía personal, prevenir el deterioro individual o social de estas personas y que aprendan a desarrollar por sí solos o en las mejores condiciones posibles, actividades básicas de la vida diaria, contribuyendo a la integración y permanencia de las personas en su entorno habitual de vida.

En este caso para poder ejecutar los distintos programas y acciones en la provincia, la Diputación cuenta con los Centros de Acción Social, CEAS, espacios de participación directa y colaboración que constituyen un primer nivel de atención con una respuesta cercana ante cualquier demanda o necesidad de la persona dependiente. En otras palabras, son la puerta de entrada de un usuario a los Servicios Sociales.

Por otra parte, la lucha contra el envejecimiento y la pérdida de población en la provincia palentina es otro de los objetivos que se ha marcado la Diputación en los últimos años.  El aumento del número de personas mayores se percibe como una carga para las más jóvenes en activo. Sin embargo, hoy en día, vamos cumpliendo años con mejor salud que las generaciones anteriores. Además los mayores tienen unos conocimientos y unas experiencias válidos que los más jóvenes pueden y deben aprovechar.

Mantenerse activo al hacerse mayor es fundamental para abordar el reto del envejecimiento. Para ello, el área de Servicios Sociales pone especial hincapié en la creación de acciones y programas de envejecimiento activo que dan a las personas mayores la posibilidad de participar plenamente en la sociedad a través de diversas actividades relacionadas con la memoria, la salud, la seguridad o las habilidades motoras e incluso permitirles vivir con independencia adaptando la vivienda, las infraestructuras, la tecnología y el transporte.

Si atendemos a la elevada tasa de paro en la que nos encontramos todavía en España, y la grave situación en la que conviven muchas familias actualmente, este Acuerdo Marco firmado por la Junta de Castilla Y León y la Institución Provincial intenta también paliar y ayudar a aquellas personas que presenten especiales dificultades

Con un promedio de 373, 06 euros de las cuantías concedidas, las ayudas para necesidades básicas de subsistencia en situación de urgencia social están orientadas a la integración social y la atención a situaciones de urgencia con carácter esencial. Estas prestaciones están destinadas a atender necesidades básicas de subsistencia como son bienes de primera necesidad (alimentación, vivienda, luz, calefacción…), cuidados esenciales, que incluyen el vestido y la higiene, el uso y mantenimiento de la vivienda (alquiler, hipoteca, acondicionamiento, enseres básicos…), alojamiento temporal urgente y otros, tales que cuidados de salud o necesidades educativas. Se dotaron con 81.374 euros de los que 28.481 euros eran aportación de la Institución y el resto, 52.893 euros procedían de la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León. De esa cantidad, se ejecutó un gasto de 80.581,62 euros, un 99, 01%.

Ayudas muy solicitadas en nuestra provincial que llegaron durante el pasado año a 183 unidades familiaressiendo Guardo el municipio en el que se concedieron un mayor número de ellas, 68, que suponen el 31,48 por ciento del total.

Importantes también dentro de las actuaciones llevadas a cabo a través del Acuerdo Marco, son los programas de Infancia ejecutados a través de convenios y entre los que cabe destacar el programa ‘Crecemos’, dotado con 243.033 euros, en el que la colaboración del Gobierno Provincial es del 33.33% con una aportación de 81.027 euros, dirigido a facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral en los núcleos rurales de la provincia o el programa ‘Construyendo mi futuro’, gestionado directamente por el área de Servicios Sociales y dotado en el Acuerdo Marco con 40.000 euros, está dedicado a proporcionar a los jóvenes las competencias individuales y grupales necesarias, con el fin de orientarles en su desarrollo integral dentro de un marco de estilo de vida saludable y en el que la Institución ha invertido este año 7.500 euros, 1.500 por cada grupo existente.

Otras actuaciones tienen que ver con el “Apoyo a Familias para la protección a la infancia” para lo que se ha invertido más de 362.000 euros y entre las que se incluye el “Programa de Intervención Familiar”, programa de carácter específico y contenido técnico que implica actuaciones educativas en el domicilio y proporciona a las familias el apoyo social, educativo y terapéutico necesario, que permita la mejora del medio familiar y la atención de las necesidades de los menores en condiciones mínimas adecuadas.

El “Apoyo a la mujer embarazada en situación de vulnerabilidad” es un tipo de  prestación prevista que está destinada a atender las necesidades básicas en situación de urgencia social para mujeres embarazadas en situaciones de vulnerabilidad con el fin de prevenir, evitar o paliar situaciones de exclusión social. En 2017 no se atendió ninguna situación correspondiente a esta modalidad de prestaciones. A pesar de todo, se habían habilitado 22.817 euros, de los que 14.831 euros correspondían a la Gerencia de Servicios Sociales y 7.986 euros a la Diputación de Palencia.

Y para que la persona de la provincia que más lejos viva de la capital y sea cual sea su problema, pueda ser atendido, se financian además de los mencionados,dentro del Acuerdo Marco, otros programas como: prestaciones extraordinarias frente a situaciones de deuda hipotecaria, formación de cuidadores, inclusión social o el servicio de actuaciones preventivas para familias con hijos menores en situación de riesgo.

Una gestión eficiente de los servicios sociales de la provincia con un despliegue local desde el compromiso de cooperación entre administraciones en el que al final, los mayores beneficiados son los ciudadanos de la provincial de Palencia.