Ruta Camino de Santiago

Conchas del Camino de Santiago

Recorrer el Camino de Santiago a su paso por Palencia, catalogado como “Primer Itinerario Cultural Europeo” así como “Patrimonio de la Humanidad” no presenta grandes dificultades, ya que posiblemente sea uno de los tramos más llanos y con menos desniveles de su internacional recorrido.

Los peregrinos, tanto los que lo hagan a pie como los que circulen en bicicleta, alternarán la antigua traza del Camino Francés con viejas sendas y calzadas, pues en los casi setenta kilómetros del itinerario palentino apenas pisarán asfalto, a excepción de los pueblos y villas que visiten. Y es que el Camino de Santiago es un espacio geográfico donde surgieron y crecieron pueblos, villas y ciudades que siguen ofreciendo hospitalidad a las gentes en tránsito, y donde por siglos se ha ido acumulando un importante patrimonio cultural y artístico.

De Itero de la Vega a Frómista (13,8 Km.)

Peregrinos del Camino de Santiago

El Camino de Santiago o Camino Francés entra en la provincia de Palencia, abandonando la de Burgos, cruzando las aguas de río Pisuerga por uno de los puentes más airosos de la Ruta Jacobea, el conocido como “Puentefitero”, que con sus doce ojos nos facilitará visitar el primer pueblo palentino de su recorrido, Itero de la Vega, pequeña población que nos mostrará su ermita de la Piedad y la iglesia parroquial de San Pedro.

Boadilla del Camino es famoso por su artístico rollo jurisdiccional gótico, al que acompaña su iglesia parroquial de la Asunción que aloja una original pila bautismal, y también en una de sus calles veremos la fachada del antiguo Hospital.

Siguiendo la senda Jacobea, esta nos llevará a Frómista, uno de los hitos del Camino de Santiago a su paso por Palencia. En este punto se juntan el Camino y las sendas del agua del Canal de Castilla, lo que alguien ha definido como “caminos de la Fe y de la Razón”. Una parada en el salto de su esclusa cuádruple, nos permitirá hacernos una idea de esta imponente obra hidráulica, que en sentido longitudinal recorre y riega la provincia de Palencia.

La conocida como “villa del Milagro” nos mostrará uno de los símbolos artísticos de Camino de Santiago, su iglesia románica de San Martín, catalogada como Monumento Histórico Artístico, donde al equilibrio arquitectónico de sus formas se une la impresionante panoplia de representaciones esculturádas, como sus 315 canecillos, o los capiteles que se alojan en su sobrio interior, entre los que destacan los de Adán y Eva, o el que relata en piedra la fábula de "la zorra y el cuervo".

Galería de imágenes: 

De Frómista a Carrión de los Condes (18,9 km.)

Sarcófagos de Villalcázar de Sirga

Nos despediremos de Frómista y nos adentraremos en la Tierra de Campos palentina. Población de Campos tiene su iglesia parroquial dedicada a la Magdalena, además de una ermita dedicada a San Miguel y otra a la Virgen del Socorro, ambas ya edificadas en el siglo XIII. 

En la ribera del rio Ucieza están Revenga de Campos y Villovieco. En el primer pueblo destacan la Iglesia de San Lorenzo (s. XII-XVI) y algunas casas blasonadas. Mientras en Villovieco hay curiosas alusiones jacobeas a la batalla de Clavijo en su iglesia de Santa María. 

Un poco más adelante Villarmentero de Campos nos sorprende con viejas leyendas sobre las reliquias de San Martín de Tours que dicen llegaron hasta aquí en una acémila. En lo artístico hay que admirar en su templo, dedicado a este santo francés, un bello artesonado en madera sin pintar (s. XV).

Nuestra siguiente parada en este recorrido por el Camino de Santiago palentino, será en Villalcázar de Sirga, sobre cuyo casco urbano destaca la casi colosal fábrica de su iglesia parroquial de Santa María. Visitando su rico patrimonio intuiremos reminiscencias de los Templarios, a las Cantigas de Alfonso X “el sabio”, cuyo hermano, el infante don Felipe se enterró aquí con su segunda esposa, y a la imagen de Santa María la Blanca con su imponente retablo.

Seis kilómetros separan Villalcázar de Carrión de los Condes,  que fue una de las poblaciones más importante y señeras del Camino de Santiago en época medieval, llegándose a celebrar en ella cortes y sínodos. También en esta ciudad de Carrión nacieron personajes trascendentes de la literatura medieval, como el Marqués de Santillana y Rabí Dom Sem Tob.

El autor del Codex Calixtinus, la primera guía conocida del Camino de Santiago publicada en el siglo XII, dice de Carrión que es «rica en pan y vino». Y así debía de ser, dada la cantidad de monumentalidad que todavía conserva: el Real Monasterio de Santa Clara, pegada a un cubo de la muralla la iglesia de Santa María del Camino o de las Victorias, que es románica de principios del siglo XII, en cuya portada se hace referencia a la leyenda del “tributo de las cien doncellas”. 

Pero una obra cumbre del románico caminero carrionés, lo es el friso y portada de la Iglesia de Santiago de finales del s. XII, donde la escultura románica adquiere la plenitud de verdadera obra de arte, con la representación del Pantócrator, su apostolado bajo doseles trilobulados, y las 22 figuras de la arquivolta con representaciones de oficios medievales sustentadas por columnas y capiteles de gran factura.

Galería de imágenes: 

De Carrión de los Condes a San Nicolás del Real Camino (31,2 Km.)

Pantócrator de Carrión de los Condes

Abandonaremos la ciudad de Carrión atravesando el antiguo puente que cruza el río homónimo, no sin antes hacer una parada en el Monasterio de San Zoilo que en origen fue románico, aunque de esa época ya conserve poco, pues fue muy reconstruido en época Renacentista, como lo demuestra su bello claustro plateresco.

Al salir de Carrión, el Camino se adentra de nuevo en la Tierra de Campos palentina, y el primer pueblo que encontrará el peregrino será Calzada de los Molinos, más adelante llegaremos a Cervatos de la Cueza, donde nos llamará la atención su iglesia de estilo colonial,  pagada en su día por la República Argentina, ya que en este pueblo nació el padre del General San Martín, héroe y libertador de Latinoamérica, donde además se conserva su casa-museo, un monumento en la Plaza Mayor, y la torre de la vieja iglesia.

Más adelante, está Quintanilla de la Cueza, cuya iglesia muestra un retablo de buenas pinturas renacentistas, pero sobre todo destaca porque a menos de un kilometro se localiza la villa romana de ¨La Tejada” que nos permitirá contemplar sus bellos mosaicos, así como sus originales sistemas calefactorios, conocidos como “hipocaustum”.

Calzadilla de la Cueza volverá a recordarnos con su nombre que estamos metidos en pleno Camino de Santiago. Por allí estuvo el hospital de “Las Tiendas” (hoy ya no queda nada), también están las poblaciones de Ledigos, Población de Arroyo y Terradillos de los Templarios, que fue territorio jurisdiccional del Temple con algunas leyendas que cuentan los lugareños.

En Moratinos aún se conserva la memoria de una calle que se denomina como “Calzada francesa” y en San Nicolás del Real Camino, nos despediremos de este recorrido por el Camino de Santiago a su paso por la provincia de Palencia.               

Galería de imágenes: